Una persona que sabe cómo aprovechar su tiempo, aptitudes, tareas y valores, es alguien que logrará tanto como desee. Para llegar a ese punto es muy importante mejorar la autodisciplina ya que, de muchas formas, es ésta la que ayuda al cumplimiento de objetivos de manera más independiente, continua y eficiente.


Si buscas ser más autodisciplinado pero no sabes por dónde empezar, aquí te compartimos algunos consejos que seguramente te ayudarán.


DILE SÍ A LA RUTINA


De alguna manera, el concepto de “rutina” se ha ido ganando una connotación negativa, retirando de ella los grandes beneficios que deja para mejorar la autodisciplina.

Aprovechar la rutina puede serte de mucha ayuda porque, en realidad, lo que estás haciendo es generar hábitos positivos. Determina un momento para alguna tarea a diario, verás que al poco tiempo estarás acostumbrado a realizarla en dicha hora y bajo las mismas condiciones.


Esto es muy útil principalmente en el estudio ya que, al hacer parte de tu rutina diaria el tomar tu libro o cuaderno y repasar, estarás mejorando tus habilidades de aprendizaje y, en consecuencia, tus resultados académicos.


ESTABLECE OBJETIVOS CLAROS Y SUS PLANES DE ACCIÓN


Generalmente, cuando alguien quiere mejorar su autodisciplina es porque persigue un objetivo para el cual requiere de ella. Por ello, resulta indispensable establecer objetivos claros y alcanzables, junto con un plan de acción para lograrlos.

Define qué quieres, cómo lo quieres y cuándo lo quieres. A partir de eso establece qué harás a diario para lograrlo, genera el hábito y disfruta de los resultados. Recuerda, tus metas deben ser realistas para que el proceso y cumplimiento de éstas sea verdaderamente posible.


RECOMPÉNSATE


Todo esfuerzo bien hecho merece una recompensa. ¿Lograste la meta del día, semana, mes o año? ¡Excelente! Regálate algo, grande o pequeño, eso queda a tu elección, pero siempre ten en mente que trabajas para ti y por ti, así que la recompensa material o psicológica es parte importante del proceso.